Cerrar
#BBCONSTRUMAT

Volver a la sección Blog

La vivienda asequible es una cuestión crucial para el desarrollo de las ciudades. En esta entrevista nos centramos en la situación de Ámsterdam, explicada por Sabine Lebesque, miembro de Investors Office Housing, así como del Equipo de Calidad Espacial de la Ciudad de Ámsterdam. Entrevista de Miriam Giordano.

El tema de la vivienda es intrínseco a la ciudad, inventada vivir en ella. ¿Pero cuál es el papel actual de la “vivienda asequible” en Ámsterdam?

Proporcionar viviendas asequibles siempre ha sido una tarea del gobierno, al menos en el caso de Ámsterdam en los últimos 100 años. Desde 1901 tenemos una ley de vivienda que brinda viviendas asequibles y de calidad a los habitantes de la ciudad. El desarrollo de viviendas cada año está muy controlado por el gobierno municipal, tal vez incluso más que en otras ciudades. Esto significa que hay una gran cantidad de viviendas sociales. Después de la guerra, solo construimos viviendas sociales, que continuaron hasta principios de los 90. Sólo entonces el mercado se abrió más a las inversiones privadas. Por supuesto, también había habido inversiones privadas antes, pero solo hasta cierto punto. La diferencia entre Ámsterdam y muchas otras ciudades del mundo es que tenemos un sistema de arrendamiento de terrenos, por lo que la mayor parte del terreno (88%) es propiedad de la ciudad. Esto nos permite poner un precio al terreno en función de lo que está previsto construir allí. Por este motivo, el precio del metro cuadrado de una vivienda social es más bajo que el de una vivienda de mercado libre. Nosotros les decimos a los constructores que el 30%-40% debe estar dedicado a la vivienda social, pero, sin embargo, debe organizarse de tal manera que su modelo de negocio siga siendo realista y factible.

¿Qué se considera “asequible” en Ámsterdam y para quién?

La vivienda asequible es actualmente uno de los temas políticos más importantes de Ámsterdam. Los periódicos informan sobre el tema todos los días y los precios de la vivienda están subiendo muy rápidamente. El mercado es tan fuerte que crea una especie de efecto tijera; en el centro, las viviendas son más caras y en los alrededores de la ciudad se pueden encontrar viviendas más asequibles. Esto se debe a que Ámsterdam es una ciudad extremadamente popular en este momento, por lo que no podemos exigirles a los constructores. Nuestras demandas deben ser realistas.

Ámsterdam ha sido siempre una ciudad culturalmente mixta y nos gustaría mantenerla así. Viendo la superficie de la ciudad, tenemos el 50% de viviendas sociales, con algunos barrios donde es más alto. El porcentaje ha disminuido rápidamente en los últimos años, y ahora solo el 20% de las viviendas en el centro son viviendas sociales. Sin embargo, hay proyectos en el canal que son viviendas sociales.

En el caso de viviendas asequibles, el alquiler mensual máximo alcanza hasta 710 euros. Todo lo que supere ese precio es mercado libre. Si alguien está viviendo en una casa social y está pagando el precio máximo es muy difícil que se mude a otro apartamento que no está en el sistema de alquiler regulado, porque entonces se enfrenta de inmediato a alquileres mensuales de entre 1.200 y 2.000 euros por solo 30 metros cuadrados.

Con la situación actual, una pareja necesitaría un doble ingreso para comprar una casa en el centro e incluso entonces la casa sería demasiado pequeña para servir como hogar familiar. Una respuesta interesante que hemos observado es el movimiento de familias jóvenes, en su mayoría parejas de estudiantes con un niño pequeño, desde pequeñas casas en el centro a hogares más grandes y más asequibles en las afueras de la ciudad u otros municipios de Ámsterdam. Esta tendencia no es un problema, pero brinda una imagen de las necesidades actuales en el mercado de la vivienda que deben cubrirse.

El aumento de los precios de la vivienda también es un problema apremiante en muchas otras ciudades europeas, pero lo que diferencia a Ámsterdam es que tenemos un mecanismo de dirección: el sistema de arrendamiento de terrenos que nos permite decidir políticamente dónde construir viviendas sociales.

¿Suelen participar los arquitectos y urbanistas en la renovación urbana a través de la planificación de la vivienda social? ¿Hay otros agentes relevantes que deberían involucrarse más?

La programación y el diseño urbano no van siempre de la mano ni al mismo tiempo. En mi opinión, todos nos hemos de preocupar más por esta cuestión. La arquitectura, la planificación urbana y la programación han de trabajar juntos desde el principio para que ninguna de ellas se quede atrás.

Nos gusta trabajar con la división de 40:40:20; es decir, 40% de viviendas sociales, 40% de alquileres de nivel medio y 20% de mercado libre. Estamos promoviendo constantemente esta proporción y realizándola en los planes, pero está principalmente en manos de planificadores de ciudades, programadores, gerentes, políticos y responsables políticos. La programación del vecindario local no está en el plan urbano, razón por la cual los arquitectos y urbanistas no están suficientemente representados en las fases iniciales de la discusión. Creo que esto es una pena porque, en mi opinión, los arquitectos y urbanistas pueden ayudar en la creación de un vecindario, sobre todo, teniendo en cuenta la naturaleza del programa, ya que se trata de vivienda asequible. Si se toma una vivienda asequible como punto de partida, esto influirá en el plan urbano que, en última instancia, influirá en la programación en su conjunto.

Los pasos que damos en Ámsterdam son los siguientes; diseñamos un plan urbano, que luego se divide en diferentes parcelas y las parcelas se licitarán en una competencia abierta. El desarrollador del proyecto invitará a un arquitecto que, solo en este punto, elaborará el plan. Esto resalta la batalla en curso entre el comisionado y el arquitecto y la organización jerárquica. Desafortunadamente, esto también tiene que ver con el hecho de que hay muy pocos comisionados con un “corazón noble” que estén menos preocupados por desarrollar un vecindario agradable que en los beneficios financieros, ya que la propiedad como una forma de almacenar dinero está una vez más en el mercado.

Sabine Lebesque

¿Hay otros agentes que deberían involucrarse más, por ejemplo, compañías de energía sostenible? ¿Quién crees que falta en el “equipo” de vivienda social?

Además de la asequibilidad, la sostenibilidad es el próximo gran tema en la agenda. Hay muchos proyectos piloto y experimentos en marcha, pero solo estamos comenzando a combinar estos temas en relación con la vivienda. Se está llevando a cabo una experimentación realmente interesante, como los vecindarios que son circulares en un 400% o comunidades con un valor energético inferior al que el gobierno solicita oficialmente. También estamos experimentando con viviendas que están devolviendo energía a la red central. Creo que un arquitecto puede encontrar un aliado más igualitario en un especialista en sostenibilidad y crear un frente común contra el comisionado. Al menos, está llegando a alguna parte.

¿Qué importancia tienen la distancia al centro de la ciudad y el fácil acceso al transporte público y los servicios para un desarrollo de vivienda social funcional?

Si usted está empleado, puede recibir subsidios para su transporte a fin de disminuir el uso de automóviles. Muchas empresas ofrecen un pase de metro o descuentos en el transporte a sus trabajadores. El transporte y la accesibilidad son algo en lo que siempre estamos trabajando: De hecho, abrimos una nueva línea de metro este verano, aunque es pequeña en comparación con otras ciudades europeas. La línea de metro se extiende desde el lado norte de la ciudad hasta el lado sur. Esta zona de la ciudad siempre estuvo un poco menos desarrollada en comparación con otras áreas y, a pesar de los desarrollos que avanzaron rápidamente en los últimos 10 años, era realmente necesaria una línea de metro para esta área. En estos momentos, se están discutiendo otras nuevas líneas de metro, pero aún no se ha decidido nada. El transporte público en los Países Bajos es bastante bueno, lo que hace que sea fácil vivir en uno de los barrios de las afueras. Y es que hace poco que hablamos de una región metropolitana de Ámsterdam, expandiéndose más allá del centro. En general, en Ámsterdam y en los Países Bajos, las pequeñas ciudades y los pequeños municipios tienen su propio valor e identidad, y esto es un componente importante de nuestra cultura. Esto se debe principalmente a que no somos un país grande, pero también tiene que ver con la forma en que formamos nuestra identidad. Si tomamos la ciudad de Haarlem, por ejemplo, hablamos de un viaje en tren de 20 minutos hasta la estación central de Ámsterdam, pero esas personas no consideran que vivan en Ámsterdam. Una de las soluciones para disminuir la presión en el mercado de la vivienda es cambiar la mentalidad de las personas que viven en Ámsterdam o en el área metropolitana de Ámsterdam. Tenemos que hacer que las afueras sean atractivas y crear una mentalidad de que no vivir en el centro es tan bueno como vivir en Ámsterdam.

Entonces, ¿está diciendo que la solución para la vivienda no es solo política sino también mental?

Aunque las distancias entre ciudades en los Países Bajos no son tan grandes, usted no podría decir que vive en Ámsterdam si en realidad vive a media hora de la ciudad. Esta es la notable diferencia Ámsterdam y otras ciudades europeas. En el caso del área metropolitana de Barcelona, si usted vive por detrás del Tibidabo, dirá, de todos modos, que vive en Barcelona o si vive en la Isla de Francia, entonces dirá que vive en París. En Londres, los largos desplazamientos al trabajo se han convertido en algo normal y la gente recorre distancias que, en los Países Bajos, se considerarían excesivas. En mi caso, trabajé en Rotterdam durante diez años, que está bastante lejos de Ámsterdam. Ahora prefiero estar a cinco minutos caminando o a dos minutos en bicicleta de mi lugar de trabajo, pero también soy consciente de que esto no es algo común para todos.

Las ciudades pequeñas son una gran parte de la cultura e identidad holandesa y mucho de esto está relacionado con nuestro entorno cultural. Por lo tanto, es un tema tanto político como mental, ya que, después de todo, las distancias no son tan grandes en los Países Bajos. Esto no quiere decir que el tema del alza de precios no sea grave, pero creo que podemos resolverlo repartiéndonos por toda la zona para aliviar la presión.