Cerrar
#BBCONSTRUMAT

Volver a la sección Blog

Por Miriam Giordano. Hablamos con Lacol, cooperativa de arquitectos, que en 2018 acabó el proyecto de La Borda, vivienda cooperativa ganadora del Premio BBConstrumat en la Categoría de "Obra construida – Arquitectura".

Sois un grupo de arquitectos especializados en proyectos de vivienda cooperativa. ¿Cómo llegasteis a coincidir en Lacol? ¿Os conocisteis por la vía de la profesión o por la del cooperativismo?

Coincidimos en la ETSAB, estudiando arquitectura, y empezamos a trabajar juntos durante los últimos años de la carrera. El cooperativismo llegamos a partir de las relaciones que establecimos en el barrio de Sants desde hace más de diez años.

Entendéis la arquitectura como una herramienta que permite intervenir en el entorno más próximo trabajando para su transformación social. ¿Hacía donde deseáis dirigiros con vuestro trabajo? ¿Tenéis algún modelo de referencia en otros países?

Hacia un trabajo de proximidad, que permita desarrollar experiencias de Economia Social y proyectos colectivos, promoviendo un nuevo modelo de acceso a la vivienda.

En nuestro propio país, en los años 70 y 80, muchos profesionales estaban comprometidos con las necesidades de su entorno, algo que años más tarde se convirtió en una excepción. En otros países nos inspiran figuras como los Institutos de Asistencia Técnica de Uruguay, que acompañan a las cooperativas de vivienda con una mirada transdisciplinar.

¿Qué tipo de transformación, social y del entorno, habéis podido experimentar en la realidad de los proyectos que habéis realizado hasta ahora?

En nuestros proyectos intentamos que los futuros usuarios y usuarias terminen el proceso con un mayor conocimiento y control sobre su entorno. También en algunos casos, como en Can Batlló o La Lleialtat Santsenca, hemos podido colaborar en conservar la memoria del lugar y en hacer que el proyecto encaje mejor con las necesidades y las voluntades del entorno.

¿Cómo ha evolucionado la normativa, tanto urbanística como de derecho inmobiliario en estos últimos años, con respeto al co-housing?

Aún ha evolucionado poco, de momento solo tenemos la modificación de reservas de plazas de aparcamiento que conseguimos en la ciudad de Barcelona con el proyecto de La Borda. Hay que decir que el concepto co-housing solo determina la idea de espacios comunitarios, por lo que a nosotros preferimos hablar de vivienda cooperativa, donde la propiedad es colectiva y los usuarios tienen un rol mucho más activo y central en todo el proceso.

Necesitamos introducir cambios que permitan entender que hay otras formas de vivir, y que premie aquellos que no quieren lucrarse con la vivienda.

El ahorro energético, la economía circular, la sostenibilidad de los elementos constructivos son elementos fundamentales en vuestros proyectos ¿La tecnología en este sentido es un aliado o encarece los proyectos? ¿Tiene buena acogida en un proceso participativo? ¿Todos los usuarios la entienden?

La tecnología siempre tiene que ser un aliado para el proyecto, saber encontrar que sistema es el mejor y adecuado en cada caso es clave. En algunos casos pueden ser un elemento de incremento de coste pero a medio plazo pueden ahorrar muchos costes en confort.

En los proyectos de vivienda cooperativa la mayoría de veces los socios tienen una gran consciencia en el ámbito de la sostenibilidad, lo que facilita el punto de partida para buscar las soluciones con el menor impacto ambiental.

Algunos de vosotros vivís en La Borda cerrando así el círculo, no siempre perfecto, entre profesión y vida privada. ¿Cómo es vivir en el propio edificio que se ha proyectado?

Está muy bien, permite experimentar el edificio en vida, cuando se ponen a prueba muchas de las intenciones del proyecto y se visualizan los errores más claramente. Es una buena escuela de aprendizaje, suponemos que parecida a cuando los arquitectos se hacen su propia vivienda, pero en este caso de forma colectiva.

¿Cómo os imagináis el futuro de la vivienda cooperativa? ¿Es una forma de habitar para todos? ¿Será el modelo habitacional del futuro?

Partimos de una realidad y de una mentalidad muy dual, donde sobre todo prima la propiedad privada. La vivienda cooperativa no será el modelo dominante por ahora, pero trabajamos para que por lo menos sea una opción viable para aquellas personas que decidan apostar por este modelo.