Actualidad y noticias

"Sin renovación no hay futuro, y eso nos lo ha demostrado la historia en multitud de ocasiones"

30 abril 2015

Entrevista a Luis Villena, Consejero Delegado Corporativo de Soriguē

En 1954, un emprendedor leridano -aunque esa palabra no figuraba aún en nuestro vocabulario-, Julio Sorigué, fundó en Lleida una pequeña empresa especializada en la producción y transporte de áridos y en el mantenimiento de infraestructuras. En 1968, esa pequeña compañía se transformó en el Grupo Empresarial Sorigué y, en 1980, en Sorigué. Entre 2005 y 2006, incorporó a diversas compañías con gran experiencia en el ámbito de las infraestructuras y de la obra civil, convirtiéndose en uno de los grupos constructores más importantes de España.

Ustedes, al igual que el Salón Internacional de la Construcción de Fira de Barcelona, están viviendo un proceso de transformación y reorientación. ¿Creen, en este sentido, que la construcción española ha de aplicar el dicho de "renovarse o morir"?

Siempre hay que estar sometido a procesos de renovación. Sin renovación no hay futuro, y eso nos lo ha demostrado la historia en multitud de ocasiones. Sin embargo, es un sector que cuenta con medios tanto humanos como técnicos de primer nivel. El acceso a otros mercados, muchos de ellos de un alto nivel competitivo, y la nula penetración de grandes grupos internacionales en nuestro país, corrobora lo anterior. Lo que creemos que debe de hacer el sector es adaptarse a las nuevas circunstancias, fundamentalmente debido a la gran caída del volumen de actividad. A nivel nacional, el sector ha contraído su actividad en pocos años a niveles nunca pensados. La rapidez con la que se ha producido este proceso ha dificultado plantear las respuestas adecuadas. Este factor ha influido poderosamente en todos los demás.

Por otra parte, la nueva distribución en la capacidad de compra del cliente, tomando más peso el cliente privado con respecto al público, en unas proporciones que difícilmente van a cambiar a corto y medio plazo.

Asimismo, es necesario reordenar la presencia geográfica, tanto a nivel nacional como internacional, hay que estar allí donde se han generado lazos fuertes –y de retorno - y abandonar todos los demás. Con esto, no quiero decir que sólo deben de actuar empresas locales, pero estar en todos los mercados y actividades, actuando con un alto grado de eficiencia es realmente complicado.

También ha variado la importancia del precio vs calidad. No lo entendamos como la imposición de un modelo low-cost o marca blanca, como en otros sectores, pero el factor precio ha pasado a ser fundamental. Esto obliga a redefinir estructuras, actividades y nuevos modelos organizativos buscando la máxima competitividad. Todos nos damos cuenta de que los ciclos se van acortando cada vez más. Hace más de un siglo eran ciclos de varias décadas, hace 50 años eran unos lustros, y actualmente, todo va mucho más rápido, por lo que ya hablamos de unos cuantos años.

Hace tres años un alto directivo de un banco me preguntó que cuándo entraríamos nosotros en un proceso de reestructuración financiera; prácticamente todas las empresas de nuestro tamaño, o más, en este sector lo estaba. Yo le respondí que nosotros estábamos en reestructuración continua, y desde hacia bastantes años. Miramos alrededor, sopesamos posibilidades, diversificamos actividades y actuamos con firmeza pero también con mucha prudencia.

A modo de conclusión una renovación radical para sobrevivir no es necesaria porque el sector sobrevivirá, aunque con otra dimensión. Sin embargo si que nos tenemos que acostumbrar a readaptaciones continuas. Lógicamente, esta reordenación es más fácil, más fluida y natural en las empresas que no se habían sobredimensionado ni espacial, ni funcional, ni financieramente.

Sorigué cuenta con una destacada trayectoria como empresa del sector de la construcción. ¿Cuáles son los rasgos diferenciales de Sorigué respecto a otras compañías?

Nos diferenciamos fundamentalmente por la solvencia tanto técnica, como económica y financiera. Un entendimiento de las necesidades del cliente, intentamos ponernos en su lugar para comprender mejor sus necesidades y dar una respuesta adecuada. Nuestros clientes saben que en ningún caso les vamos a dejar en la estacada. Enlazando con este punto, nuestra visión a largo plazo. Esto es especialmente complicado en el tiempo tan rápido que vivimos, pero entendemos esta visión, "relaciones para siempre", como estratégica. Y como suma de lo anterior, porque tenemos muy presente el concepto de la responsabilidad tanto en nuestros actos como en nuestra comunicación. Esta responsabilidad la vivimos todos en Sorigué como irrenunciable y es, con seguridad, lo más valioso que nos ha dado nuestro fundador, el señor Julio Sorigué. Tenemos la capacidad y la voluntad de crecer, con la responsabilidad de hacerlo en una dirección: haciendo crecer.

Y además, tenemos los recursos propios que nos permiten hacer realidad la innovación: un laboratorio de materiales de los mejor equipados del país, y un gran equipo de ingenieros con experiencia en muchos campos, apoyados por expertos de gran relevancia en el campo de la I+D que están participando en proyectos de gran significación.

Aún con todo, queremos que todos nuestros colaboradores nos identifiquen de forma más clara, a la vez que damos un carácter más diferencial a nuestro grupo. Para ello hemos iniciado hace ya más de un año un proceso de integración de todas las áreas bajo una misma marca corporativa: Sorigué. Proceso culminado recientemente, y de cuyos resultados nos sentimos orgullosos y muy satisfechos.

En este sentido, ustedes han evolucionado a lo largo de los años hasta convertirse en uno de los grupos constructores más importantes de España. ¿Creen que el sector está vislumbrando la salida a la crisis?

Lo que nosotros vemos más bien es el comienzo de una nueva etapa. Después de unos años en los que, en muy poco tiempo, se han sufrido en el sector retrocesos de más del 50 %, es normal que se mire todavía hacia el pasado. Pero nosotros queremos y podemos mirar al futuro. Es hora de ponerse la mochila y echar a andar. De hecho, nosotros ya hemos comenzado este viaje ligeros. No tenemos muchas cargas que arrastrar, tan sólo los recursos que necesitamos para crecer bien ordenados, con toda la ilusión que hemos ido acumulando en estos años, y que ahora es el momento de aprovechar y compartir con todos los agentes que interactúan con nosotros.

En esta nueva edición, Beyond Building Barcelona-Construmat ha apostado por la internacionalización, la innovación, el diseño y la sostenibilidad y la rehabilitación como ejes temáticos. ¿Consideran ustedes que estos pueden ser los elementos que ayudarán a la recuperación del sector?

Recuperación es una palabra que lleva al pasado. Es más bien una cuestión de exploración y descubrimiento de nuevas posibilidades. ¿Por qué no mejor pensar en la palabra que nos trae aquí?: "Construcción" Construcción es una gran palabra. En esa dirección sí vemos que encajan todos estos elementos y de su combinación nacen poderosos enfoques. Si unimos conceptos como innovación y sostenibilidad, nos damos cuenta de que la innovación genera infinitas posibilidades de los recursos finitos de nuestro planeta. Si añadimos el diseño, es fácil seguir concluyendo que no hay límites.

Nosotros estamos trabajando conscientemente así, construyendo. Por ejemplo, somos pioneros en reciclado en frio e in situ de asfalto, el conjunto de nuestras áreas de actividad configuran una "economía circular", contamos con un Consejo de Innovación constituido por expertos de talla internacional que nos aporta visión, rigor y muchísimo potencial y, además, estamos trabajando desde hace tiempo en una confluencia de vectores tan propiamente humanos como la cultura, el arte, la ciencia, la tecnología y nuestra actividad más propiamente empresarial. Las combinaciones útiles, asombrosas y viables que podemos brindar al mundo apenas hemos empezado a vislumbrarlas… La semana pasada oí decir a uno de nuestros ingenieros, que todos los que formamos el grupo Soriguē somos "constructores constructivos". Me parece una forma genial de concebir lo que hacemos y aportamos.

Sorigué es uno de los Global Partners del Salón Internacional de la Construcción de Fira de Barcelona. ¿Qué valoración hacen del cambio de orientación del certamen?

Si no fuera porque Construmat ha gestado el concepto "Beyond Building", nos hubiera encantado que se nos hubiera ocurrido a nosotros, pues nuestro grupo empresarial es precisamente eso: vamos más allá de la construcción, pero íntimamente ligado con ella en muchos aspectos. Nuestra propuesta es seguir construyendo, pero no solamente edificios, sino lazos internos y externos que nos hagan crecer, y que nos permitan hacer crecer a los demás.

Por último, ¿qué esperan de su participación en Beyond Building Barcelona-Construmat?

Todo lo que estamos viviendo ahora es fruto de un consciente trabajo de reflexión y autoconocimiento con la participación activa de muchas personas del grupo y que ha fraguado en un Plan Estratégico para los tres próximos años: "Sorigué 2015-2017". Nuestra presencia en BBB, es una acción de cara al mercado, un mercado que por otro lado nos conoce desde hace ya 60 años, y al que queremos mostrar todo nuestro potencial de presente y futuro.