Actualidad y noticias

Diseñando nuevos espacios para habitar, trabajar y disfrutar

25 febrero 2015

La virulencia de la crisis económica, los cambios de profundidad del tejido social y familiar o las posibilidades de comunicación en red que, día tras día, amplían sus fronteras son algunos de los elementos que están transformando nuestras formas de habitar, trabajar o disfrutar del ocio en espacios públicos y privados.

Diseño, arquitectura y urbanismo entrelazan más que nunca para dar respuesta a las nuevas demandas de la sociedad. La edición de Beyond Building Barcelona-Construmat del próximo mes de mayo expondrá y debatirá en profundidad tendencias y ejemplos de una de las clave en la definición de un nuevo modelo del sector de la construcción.

"Creo que no debemos olvidar que los interiores son el corazón de un edificio, lo que los hace latir. Hacen que un espacio se convierta en un sitio. Los interiores, sean un lugar para vivir, una tienda para comprar, un restaurante para comer, un local para disfrutar en ello, una oficina para trabajar, un museo para guardar y enseñar un patrimonio cultural o una exposición para explicar el resultado de una historia... todos necesitan de este latido". Este extracto de un artículo que el arquitecto Dani Freixes firma en el número 30 de la revista ELISAVA Temes de Disseny es un perfecto resumen del rol protagonista que los espacios interiores juegan en nuestra percepción de la vivienda, el trabajo o el ocio.

Los cambios económicos, culturales, tecnológicos y sociales van modelando nuevas formas de vivir y utilizar los espacios construidos (domésticos y públicos) en las ciudades, el escenario más importante de la vida colectiva de los seres humanos. Casi siempre por delante de las respuestas legales o normativas que se generan desde los organismos de gobierno político, la sociedad se organiza para compartir viviendas, zonas de trabajo o encontrar nuevos usos en el espacio público.

Profesionales, universidades y centros de investigación y empresas trabajan en el desarrollo de proyectos, soluciones, diseños y productos que respondan a una sociedad en continuo cambio que demanda espacios, interiores, objetos más flexibles y modulares, tal y como destaca el Doctor Albert Fuster, arquitecto y director académico de ELISAVA Escola Superior de Disseny i Enginyeria de Barcelona.

Los procesos migratorios, la consolidación de nuevas tipologías familiares mucho más fragmentadas, la imposibilidad de los jóvenes de vivir de forma autónoma sino es compartiendo una vivienda o el peso demográfico cada vez más relevante de la tercera edad tienen un traducción directa en los requerimientos que debe atender una vivienda. La capacidad para mejorar las condiciones de vida en los espacios habitados por estos nuevos núcleos familiares monoparentales, individuales o reconstituidos a partir de parejas con hijos de relaciones anteriores, o por estudiantes o inmigrantes sin relación de consanguinidad, por mencionar sólo algunos ejemplos, es uno de los retos que está sobre la mesa y que será tratado en detalle en el BBB-Construmat del mes de mayo.

Iniciar una reflexión desde el nivel más básico de la vivienda es uno los objetivos de fondo de un proyecto conjunto de ELISAVA y la Fundació Arrels para desarrollar un modelo de vivienda temporal para las personas sin techo. El prototipo del proyecto, que se presentará en el mes de junio, consiste en la adaptación de una vivienda para personas sin techo puedan pasar de forma libre y voluntaria una noche allí. "Es un proyecto piloto que trata de averiguar cuáles son los elementos básicos que hacen que una persona quiera vivir bajo techo -explica Albert Fuster-. Es como el grado 0 del habitar y a partir de ahí podemos plantearnos las formas de habitar de los inmigrantes, de los desahuciados o de las familias no tradicionales, que ya son más de la mitad de la población urbana".

El prefijo -co cada vez es más habitual a la hora de hablar de vivienda y también de trabajo. Las plataformas de coworking se multiplican en la red y la fórmula va ganando adeptos. Buenas condiciones de luz, tranquilidad, facilidad para la conexión y la desconexión y el ambiente son cinco factores fundamentales de las fórmulas para compartir un espacio de trabajo, en el desarrollo de las que tienen mucho que decir arquitectos y diseñadores.

Hoy por hoy, el coworking es uno de los rasgos emblemáticos de la llamada economía colaborativa todo el mundo. De hecho, España es el país europeo con más espacios de coworking registrados, más de 400, lo que traducido a cifras significa que ya hay unas 7.000 personas compartiendo esta filosofía de trabajo, según datos del Deskmag Survey 2014. A estos se les deberían añadir todos los espacios de trabajo compartidos y no registrados. Beyond Building Barcelona-Construmat también apuesta de forma decidida por esta vía colaborativa y organizará con Arquitectos Sin Fronteras (ASF) acciones de coworking que supondrán la cooperación de diferentes colectivos profesionales en el transcurso del salón para realizar proyectos de carácter social, por a los que también se buscará la implicación de las empresas expositoras.

Parece claro que de forma espontánea y no reglada la sociedad va generando estos modelos emergentes para habitar, trabajar o comerciar. Y el diseño, la arquitectura y el urbanismo responden a estos retos planteando nuevas soluciones, dando forma tangible a conceptos como la flexibilidad, el nomadismo urbano, la fragmentación familiar o los nuevos hábitos de consumo.

Se trata de un escenario donde muchas soluciones están aún por escribirse, y buena parte de ellas están saliendo de las talentosas filas de los profesionales más jóvenes. Uno de los propósitos de Beyond Building Barcelona-Construmat es dar voz a las propuestas de estos jóvenes profesionales con el máximo eco posible. Una muestra de este compromiso es el concurso de ideas que ha convocado conjuntamente con la Agrupación de Jóvenes Arquitectos (AJAC) del Colegio de Arquitectos de Cataluña (COAC), mediante el cual arquitectos jóvenes y estudiantes de arquitectura diseñarán los principales espacios de exposición del certamen internacional de la construcción de Fira de Barcelona, que se llevará a cabo del 19 al 23 de mayo en el pabellón 3 del recinto de Gran Via.

El resultado del concurso, patrocinado por Roca, se hará público el próximo 9 de marzo, y el proyecto ganador se encargará de diseñar varios elementos físicos de BBB-Construmat como el túnel de acceso principal; el espacio Living Concept; el sector de Sostenibilidad y Rehabilitación; las Ágoras, salas de gran capacidad para llevar a cabo todo tipo de debates o el Foro Contract, donde se establecerán los contactos B2B, entre otros.