Actualidad y noticias

Jordi Farrando: "En el BSWC, los profesionales de la arquitectura encontrarán soluciones prácticas"

17 junio 2014

Entrevista con el director del Building Solutions World Congress de Construmat Barcelona

En su 18ª edición, Construmat Barcelona organiza la primera edición del Building Solutions World Congress (BSWC), un congreso mundial para reflexionar en torno a los retos a los que tienen que hacer frente la construcción y la arquitectura contemporáneas, focalizándose muy especialmente en la sostenibilidad. Con el apoyo del Colegio de Arquitectos de Cataluña (COAC), el Consejo Superior de Colegios de Arquitectos de España (CSCAE), el World Green Building Council (WGBC), el Green Building Council España (GBCE) y el Instituto de la Tecnología de la Construcción de Cataluña (ITeC), el congreso reunirá, del 22 al 24 de mayo, a 65 ponentes nacionales e internacionales que expondrán soluciones prácticas en construcción sostenible y regeneración urbana.

El director del congreso es el arquitecto catalán Jordi Farrando, exsecretario de la Unión Internacional de Arquitectos (UIA) y con gran experiencia en espacios arquitectónicos urbanos.

En mayo, Construmat presenta una gran novedad en su oferta como salón con la organización de la primera edición del Building Solutions World Congress, ¿cuál es el principal objetivo de este evento?

Es algo tan sencillo, y a la vez, tan complicado como debatir sobre los retos que tienen planteados la construcción y la arquitectura actuales desde una visión transversal que nos permita llegar a encontrar soluciones prácticas constructivas para estos desafíos.

Usted habla de desafíos. ¿A qué desafíos ha de hacer frente el profesional de la arquitectura?

De hecho, tenemos muchos. Pero el congreso se centra en tres retos fundamentales para la arquitectura actual como son la sostenibilidad, imprescindible en estos momentos desde todos los puntos de vista; la rehabilitación, ya que es obvio que una parte sustancial de la actividad constructiva pasa y pasará aún más por la rehabilitación de edificios, -y no tan sólo de edificios, sino entendida también como rehabilitación urbana y paisajística-; y la innovación, porque está muy claro que sin innovar, sin intentar encontrar nuevas soluciones a los retos que tenemos planteados y sin dar salida a nuevos productos, nuevas técnicas o nuevos materiales, no podremos avanzar. Estos tres grandes temas son los retos a los que intentamos hacer frente en la primera edición del Building Solutions World Congress.

Por lo que parece, estos tres ámbitos son la mejor salida para hace frente al momento actual¿

Son áreas de atención absolutamente obligatorias. En este punto, quiero insistir en que el BSWC tiene un elemento diferencial que es su transversalidad. La sostenibilidad, la rehabilitación ¿desde la óptica de la eficiencia energética- y la innovación no son aspectos que se puedan abordar de manera aislada. Cuando actuamos sobre uno de ellos, hemos de tener en cuenta el impacto sobre los otros y, por tanto, no nos podemos limitar a seguir las rutinas que, de alguna manera, teníamos establecidas. Hemos de encontrar nuevos parámetros para definir los mecanismos de intervención.

Otro aspecto al que todos los expertos se refieren es al de la internacionalización, ¿verdad?

La internacionalización define, sin duda, el Building Solutions World Congress, un evento que se celebra en el marco de Construmat Barcelona, pero no tiene la voluntad de aislarse en ese contexto inmediato. Al contrario, tiene la voluntad de mirar más allá, de mirar internacionalmente. Evidentemente, la actividad constructora ha de cruzar fronteras y no sólo por necesidad como alguien puede pensar. No sólo miramos a otras partes del mundo porque es la salida que tenemos. La realidad es que, en estos momentos, las soluciones difícilmente pueden ser sólo locales. Estamos obligados a encontrar soluciones aplicables en contextos muy diferentes. Por tanto, debemos tener en cuenta este contexto local desde una óptica internacional.

Usted que ha sido director de varios congresos internacionales de arquitectura nos puede decir qué valor diferencial ofrece el Building Solutions World Congress de Construmat Barcelona.

El BSWC tiene una importante componente técnica y tecnológica, aunque no sólo pretendemos debatir de tecnología o de soluciones constructivas. Queremos que el congreso tenga un plus, que nos haga reflexionar sobre la arquitectura de hoy en día. Y que esta reflexión termine concretándose en soluciones muy específicas. Ello provoca que las sesiones organizadas tengan una relación inmediata con soluciones o productos que se exponen en el marco del salón. De esta manera, el congreso y la actividad expositiva tienen un hilo que los vincula claramente.

Por tanto, ¿el Building Solutions World Congress une el ámbito teórico con el práctico?

Esta estructura permite dar un paso entre dos mundos que se ven todavía como separados. En el BSWC se encontrarán el mundo de la reflexión cultural sobre qué es la arquitectura, qué tipo de arquitectura queremos hacer y el mundo de la práctica, del ejercicio, del mercado, para encontrar, en un momento, dado soluciones específicas para esta arquitectura que intentamos desarrollar. El congreso se quiere definir como un puente entre estos dos mundos. Un puente que nos permita encontrar soluciones en nuestras reflexiones teóricas y, al mismo tiempo, asegurarnos que el concepto de arquitectura que queremos desarrollar tiene los mecanismos para hacerlo posible sin desvirtuarse. En el BSWC, los profesionales encontrarán soluciones.

¿Considera que asistir al congreso puede ser una buena ayuda para los profesionales del sector?

Sinceramente, considero que el BSW es una herramienta excepcional. Porque como arquitecto, si no somos prácticos, si no somos realistas, si no encontramos soluciones concretas a los problemas reales que tenemos, es obvio que nos quedaremos en un mundo reflexivo, muy enriquecedor, pero que no nos permitirá seguir adelante en nuestro ejercicio profesional.

Además de ser un puente, ¿es el BWSC una ventana de aire fresco, de optimismo?

El Building Solutions World Congress contará con sesiones dedicadas a casos de estudio en los que se analizarán ejemplos de buenas prácticas. Podremos ver proyectos que han conseguido hacer frente a estos retos que se nos plantean y han logrado proponer una arquitectura altamente interesante, eficiente y resolutiva. Por tanto, nos permite ver que pueden pasar cosas en el mismo sentido en que nos parece que deben pasar.
Además, nos dará la opción de reflexionar sobre las políticas que se están llevando a cabo y que se están reconsiderando, precisamente, para conseguir mejores resultados que los obtenidos hasta el momento, especialmente, en cuestiones de eficiencia energética y rehabilitación funcional.

Y, por último, podremos ver también el tipo de investigación que se está haciendo en la actualidad a través de los técnicos que, en institutos de tecnología, siguen haciendo evolucionar las cosas, descubriendo nuevos productos, planteando nuevos materiales o nuevos sistemas que nos permitan dar saltos cualitativos de cara al futuro.

 ¿Qué supone el hecho de que el BSWC se celebre en Barcelona?

Sin duda, es un atractivo. Todos los profesionales del sector somos muy conscientes del prestigio que tiene Barcelona en cuanto a la arquitectura y en el modo en qué se ha trabajado la ciudad que, sin duda, ha sido reconocido y sigue siendo reconocido por todos a nivel mundial. Creo que el congreso es una gran oportunidad para renovar esta confianza, y para mantenerse en primera línea, en un momento en que construcciones, reformas o trabajos que evidenciaban esta capacidad del sector en este contexto geográfico específico no pueden llevarse a cabo. Por tanto, el BSWC nos da la oportunidad de seguir posicionando a Barcelona como líder y como hub de la construcción a nivel mundial.

Por último, ¿cuál es la clave para que Barcelona siga siendo referente en el mundo de la arquitectura?

En general, Barcelona ha hecho las cosas desde una óptica muy integradora. Ése es el modelo que despierta admiración en el mundo. Barcelona destaca en su política de conjunto. Es obvio que Barcelona tiene, y en los últimos años este fenómeno se ha incrementado, algunos edificios que aisladamente han pasado a tener un cierto protagonismo. Pero más allá de estos elementos concretos, Barcelona cuenta con una amplia tradición de llevar a la práctica una política de consolidación de la ciudad donde el conjunto ha sido, incluso, más importante que las partes. Esta visión globalizadora, que comprende el contexto y que integra las piezas dentro de una lógica común, ha sido la que ha posicionado a Barcelona de manera claramente diferente en relación a otras ciudades.