Actualidad y noticias

Entrevista a Maria Rosa Remolà, presidenta del Colegio de Aparejadores, Arquitectos Técnicos e Ingenieros de Edificación de Barcelona (CAATEEB)

17 junio 2014

Desde hace tiempo, el sector de la construcción está haciendo oír su voz, de manera unida, para reivindicar medidas para ayudar a superar la crisis actual y para que se le reconozca como sector estratégico para reactivar la economía española.

En este sentido, el Colegio de Aparejadores, Arquitectos Técnicos e Ingenieros de Edificación de Barcelona (CAATEBB) y el Colegio de Arquitectos de Cataluña (COAC) trabajan juntos en la redacción de un plan de acción conjunta los frutos del cual se podrá ver en la próxima edición de Construmat.

La presidenta del CAATEBB, Maria Rosa Remolà, nos explica qué es esta iniciativa conjunta con el COAC.

¿Nos puede decir en qué consiste el plan de acción conjunto entre el CAATEBB y el COAC? Como se visualizará esta acción estratégica desarrollada por los dos colegios?

Cabe recordar que el CAATEEB, ya desde la edición de 2009, ha venido desarrollando para Construmat todo el plan de acción del ámbito de la rehabilitación, en línea y coherencia con la opción que para este ámbito del sector de la construcción hace muchos años que tomamos, y por lo que se nos reconoce ampliamente nacional e internacionalmente. Este año, de manera complementaria, se ha incorporado también el COAC lo cual nos llena de satisfacción por el refuerzo y contribución que puede suponer para el reconocimiento de la rehabilitación como principal elemento de estabilidad y sostenibilidad de nuestro sector.

Parece ser que el sector de la construcción es el principal responsable de la crisis que vive España. Como presidenta del Colegio de uno de los segmentos profesionales más afectados por esta situación, ¿qué piensa?

No podría estar en más desacuerdo con esta afirmación. Lo que desde mi punto de vista ha sido el causante de la situación de crisis ha sido la combinación de tres aspectos: la desregulación inmobiliaria por parte de la Administración; el descontrol del sector financiero; y la avidez que, en mayor o menor medida, nos asaltó a todos al ver la posibilidad de acceder a una riqueza inacabable, a través del sector de la construcción. Y eso favoreció que aparecieran en el sector agentes poco o nada preparados para asumir las responsabilidades que le son propias, que en el momento de la verdad han desaparecido, dejando un gran problema que nos vemos obligados a asumir los técnicos (que no podemos desaparecer) y los promotores y constructores verdaderamente profesionales que todavía hay ".

Muchas voces expertas consideran que la apuesta por la rehabilitación y el mantenimiento es clave para que el sector haga frente al momento actual y usted se ha caracterizado por ser una firme defensora de esta práctica. ¿En qué momento se encuentra?

En octubre de 2010 el Colegio de Aparejadores de Barcelona organizó con el apoyo de Construmat y de todo el sector el I Congreso Internacional Rehabilitación y Sostenibilidad, con un lema: El futuro es posible. Lo creíamos en aquel momento y lo creemos hoy. Aquella tarea permitió hacer un diagnóstico cuidadoso  de los problemas a los que debemos hacer frente para desarrollar un sector fuerte en el ámbito de la rehabilitación sostenible. Estamos convencidos de que la nueva construcción no volverá a tener el papel de motor único del sector y por ello el congreso definió el camino a seguir mediante un modelo equilibrado y coherente con nuestra realidad social y económica, cada vez más cercana a la de los países europeos, con relación a la vivienda ya la construcción".

En este sentido, Construmat sigue dando mucho peso a la rehabilitación ya la eficiencia energética. Y últimamente, tanto la eficiencia energética como la sostenibilidad han sido muy potenciadas para convertirse en vías alternativas. ¿Cree que son realmente herramientas efectivas?

No es que sean herramientas efectivas o no, es que son las únicas vías para cumplir nuestros compromisos de ahorro energético y reducción de emisiones contaminantes. La Unión Europea se ha propuesto muy seriamente mantener los compromisos internacionales y ha aprobado directivas a través de las cuales se han ido estableciendo los objetivos para los Estados miembros. En España, la próxima aprobación y entrada en vigor de la norma que establece la certificación energética de los edificios existentes podría ser un buen punto de partida. Está claro que debemos incidir en el parque existente, que es el verdadero depredador de energía en comparación con los edificios nuevos, empezando por el aislamiento térmico y las instalaciones. En este sentido y con el fin de promocionar y divulgar esta práctica entre los técnicos y los ciudadanos, el Colegio de Aparejadores de Barcelona dedicará el año 2013 a la rehabilitación energética de los edificios.

En su próxima edición, Construmat tiene la intención de convertirse en el "hub" de la construcción con un nuevo planteamiento que pasa por la innovación, la sostenibilidad y la internacionalidad. ¿Cuál es su opinión?

Mi opinión es que la Innovación, la sostenibilidad y la internacionalidad son los tres factores en torno a los cuales se mueve la construcción del futuro y la salida a la crisis que estamos padeciendo. Necesitamos un nuevo sector muy diferente del que hemos conocido hasta ahora y por eso hay que innovar en las tecnologías, pero también en los procedimientos y métodos de trabajo. El camino pasa también por la sostenibilidad ambiental y económica, al contrario de lo que se ha ido produciendo hasta ahora. En tercer lugar, está claro que ya no nos podemos mirar más el ombligo y hoy hay que tener muy en cuenta lo que pasa alrededor y asumir la competencia que nos vendrá de todas partes. La internacionalización debe hacerse a todos los niveles, tanto para la empresa como para los profesionales.

En este sentido, y a pesar del momento, ¿cree que Construmat sigue siendo una herramienta útil para el sector de la construcción?

Construmat es el lugar donde debatimos la situación que estamos viviendo y en el que ponemos en común las opiniones de todos y las soluciones que nos deben permitir afrontar nuestro futuro. Hoy las citas internacionales como Construmat ya no pueden ser sólo los grandes escaparates de productos y servicios, sino han de ser verdaderos foros de encuentro y de debate que nos permitan detectar tendencias y compartir los avances y las opiniones de expertos de todo el mundo. Pienso que Construmat está evolucionando en la dirección adecuada para ser el gran punto de encuentro que necesitamos.